El Partido Popular de Dénia compareció el viernes ante los medios, con su Presidenta María Mut y el Diputado Joan Antoni Bertomeu, para ofrecer su propio análisis de los presupuestos elaborados por el Consell para el año 2018.

Bertomeu, comentó que “lo que contemplan los presupuestos para la comarca de la Marina Alta y nada, es prácticamente lo mismo”. Señaló que los ingresos, -si se comparan con los que disponía el PP en anteriores legislaturas- se han incrementado notablemente gracias a la mejora de la situación económica y a la reducción de gastos financieros. En ese sentido, aumentan en casi los 3 mil millones de euros.

Sin embargo, en la partida de gastos y concretamente en educación, añade que con la actual partida presupuestaria es prácticamente “imposible eliminar los 140 barracones en los que están los cerca de 15.000 alumnos de la Comunidad Valenciana”. Por cierto, en Sanidad también disminuye el gasto, así que difícilmente se reducirá la lista de espera de los pacientes.

En los Gastos de Dependencia apunta Bertomeu que “no se ha hecho nada, teniendo en cuenta que el año pasado se congelo esta partida y para 2018, apenas sube un 8,4 por ciento”. Además como dato aportó que más de 30.000 valencianos, están a la espera de que se les apruebe su situación personal de dependencia.

En cuanto a las políticas de incremento de actividad, el PP manifiesta una “inversión inexistente, casi congelada” y advierte esto se sufrirá en la comarca. Lo que sí que se incrementa es el gasto en el sector público, en 2018 se crearan 6 nuevas entidades publicas, entre ellas la nueva Radiotelevisión Valenciana a la que se destinarán 110 millones de euros.

Otra de las partidas a destacar en relación a la comarca, Joan Antoni Bertomeu, ha señalado las destinadas al puerto de Dénia, o al de Xàbia. Cantidades según el Diputado insignificantes como son, 36.000 euros o 6.000 euros. Razón por la que vuelve a insistir en que “lo que se contempla y nada es casi igual”.

El Partido Popular ya ha dicho que van a hacer alegaciones para que los presupuestos sean reales y se destinen a la ciudadanía. Apuntan que es el tercer año consecutivo en el que los presupuestos son ficticios porque hay 1.325 millones de euros más en ingresos pero que sólo se corresponden con la deuda histórica.