El tren, pitar sigue sin pitar, pero estando sumamente o infinitamente lejos de Dénia y la Marina Alta, apenas una semana del nuevo año y vuelven las disputas por su trazado y la Estación final. Pero ¿de qué estamos hablando?. ¿Del tren de la costa o del cercanías?. Porque evidentemente si no hay uno, dos ya es ir demasiado lejos, infinitamente lejos.

El Alcalde de Dénia Vicent Grimalt, recuerda que el Tren de la Costa es del que se habla dividido en cuatro fases con vía ancha para ello: Cullera – Gandía, Gandía – Oliva, Oliva – Dénia y Dénia – Alicante. Y que la argumentación es clara en base a estos cuatro tramos, por lo que la lógica y la demanda histórica concede a Dénia esos derechos. Grimalt no comulga con las teorías de Pedreguer o Gata incluso la de los Empresarios y que además en el Plan estructural se ha diseñado la estación intermodal junto a la Pedrera. Además, Grimalt afirma que » no tiene sentido, llevar el tren hasta Ondara y hacer un tramo de vía hasta la ciudad». Como recuerda que hay un tráfico marítimo que necesita de ese pormenor.

Pedreguer sigue reivindicando el anterior trazado que se propuso paralelo a la AP7, pero es más, se reitera en que Dénia no tiene potestad ni privilegios para albergar la estación intermodal en la ciudad. Discrepa además con que el flujo de personas que la utilizaría, toda la comarca frente a los dianenses. Y la lleva más lejos, hasta el Senado, de la mano del senador Carles Mulet. Pero siempre referido al Tren de la Costa que es el que maneja últimamente el Ministerio de Fomento y que ya en su día La Xara y Pedreguer compartieron alegaciones contra el trazado por el impacto ambiental sobre el perímetro del Montgó.

Rafa Carrió, aludido como portavoz de Compromís per Dénia, matiza que votó a favor del trazado reivindicado desde siempre: Gandía, Oliva, Dénia con estación final en esta última en el pasado pleno. Sin embargo su postura, a la que se ha mirado con lupa ya que el Alcalde de Pedreguer, quien más ha batallado en estos últimos días contra la estación final en Dénia, aboga por la estación junto al Peaje de Ondara y un trazado que ambientalmente no perjudique a ningún municipio, como sería ubicar aquella con lanzadera hacia Dénia y un trazado no de impacto, siempre que se hable del Tren de la Costa hasta Alicante.

Carrió, ha venido a decir que «nos están tirando un caramelo y nos estamos peleando entre nosotros para ponérselo más fácil y seguir sin tren cuando lo primero es que hagan el tren y luego hablaremos de la estación».