Los escaladores expertos aseguran que es menos peligros ascender al Everets que descender. O sea, desescalarlo. Una palabra que se ha asentado entre nosotros con la llegada de la pandemia.