El Dénia sigue disputando partidos de pretemporada, este último con autorización de asistencia de público, muy poco todavía.

Lo hizo frente a La Vila, un equipo bastante hecho como lo demostró con un planteamiento eficaz que frenó a los dianenses a los que de nuevo no se les puede reprochar entrega y adaptación a un sistema que debe mejorar todavía, ya contrarreloj, porque octubre se echa encima. Sobre todo en la cobertura de espacios y en cuidar las espaldas, así como retroceder para apoyar a los defensores. Ahí es donde el rival hace daño. Porque los de Esteban muchas veces imponen sus ganas y su insistencia atacante a cuidar y tapar espacios y no atacar a lo loco. Claro que tampoco puede desaprovechar, es un ejemplo, la velocidad de hombres como Jaume que es sin duda uno de los hombres más en forma.

El resultado de 2 a 4 es poco relevante. Jugó el Dénia con 10 en la segunda mitad, merced a una expulsión que como otras decisiones arbitrales no son propias de un partido amistoso. Planen fu el autor del segundo gol precisamente en una contra que debe repetir el equipo, buscando la espalda del rival.

Lo intentó Panucci que volvió al equipo y que esperemos no se obceque con el gol porque también es muy útil en la asistencia.

En definitiva y más allá de los errores de Pedro en la portería, hay todavía cosas que mejorar. Sigue el conjunto de Esteban haciendo daño en ataque, pero sobre todo hay que insistir en el cierre de espacios y ayudas. En cualquier caso, el equipo da sensación de que puede hacer un buen papel y que físicamente también parece a punto.