Primer partido de la segunda vuelta en el que las locales recibían al segundo clasificado con sólo una derrota en su haber.

Un comienzo dubitativo provocó que las de Oliva se marcharan con una ventaja de 15 puntos al acabar el segundo cuarto. La mayor intensidad de las visitantes se convertía en puntos fáciles de contraataque. A partir del tercer cuarto se ve una cara completamente distinta en la que se equilibró el juego y comenzó a verse un duelo mucho más disputado. Sin embargo la superioridad física del rival le valía para no tener que sufrir mucho para aumentar paulatinamente la ventaja en el marcador. El bajón físico que sufrieron en el último cuarto hizo que la diferencia fuera mayor a lo que realmente se vio en el campo. Mejoría notable en comparación al partido de ida en el que se les cerró acta en la primera parte.