Fue un Dénia Jávea de los clásicos. Dos equipos muy motivados aunque no se jugaran nada y bastante deportivo a pesar de las ansias de uno y otro. Por tanto, resultado justo teniendo en cuenta que los locales dispusieron de tres o cuatro ocasiones de gol, incluido un semi auto gol visitante mientras que los de Villaescusa se estiraron más a raíz del gol del Dénia y tuvieron una sola ocasión para materializar. El gol llegó precisamente como continuación de esa jugada y en una melé en la portería javiense, minuto 80, Cabe vio el hueco para marcar el solitario gol como resultado definitivo. Abrazo final generalizado y despedida de los amarillos de su afición en el día del Club que trajo bastante gente forastera al Diego Mena.