Esta mañana los viandantes que paseaban o trasegaban por el recorrido entre la intersección de Carlos Sentí desde donde arrancaba un rastro de sangre evidente y aparatoso para cruzar el Paseo del Saladar, la Avenida del Marquesado y acabar en el ambulatorio, observaban atónitos el recorrido de la sangre en cantidad preocupante. Esta mañana los servicios de limpieza se afanaban por borrar el rastro sin que hasta el momento haya trascendido la causa ni la persona que fue atendida seguramente en el Ambulatorio.