El Ayuntamiento de Dénia aprueba en pleno el requisito lingüístico del valenciano para el acceso a la función pública. Este requerimiento lingüístico ha sido aprobado por la mayoría del PSPV-PSOE y el apoyo de Compromís pero con la negativa del Partido Popular, Ciudadanos Dénia y Gent de Dénia.

Esta medida consiste en pedir a las nuevas incorporaciones al consistorio dianense la obligación de saber valenciano en distintos grados. En los puestos profesionales el nivel oral de valenciano, a los auxiliares administrativos se les requerirá el nivel elemental y, para los grupos superiores, el nivel medio.

Mario Vidal, de Gent de Dénia, pese a estar a favor del valenciano, considera que “vivimos en un lugar turístico y está muy bien eso de la integración cultural pero nos parece que los requisitos lingüísticos deberían ser meritorios y no excluyentes”.

La misma postura defendían desde Ciudadanos Dénia. Su portavoz, Susana Mut, insistía en que “el requisito lingüístico debería ser un mérito y no un requisito excluyente, dando tiempo a las personas que no lo tienen a sacárselo, no solo para las administraciones locales”

Igualmente, coincidía el PP. La portavoz, María Mut, se manifestaba apoyando la lengua valenciana pero no estaba a favor que el requisito del valenciano sea excluyente y afirmaba que este punto en el pleno ordinario celebrado este jueves no contaba con un informe de legalidad aprobado por los técnicos.

El concejal de Hacienda en Dénia, Paco Roselló, recalcaba que sí existen informes que abalen su legalidad; el del asesor laboral externo y el del técnico de recursos humanos.

Por su parte, Compromís per Dénia ha mostrado su satisfacción con la decisión del PSPV de sacar adelante el requisito lingüístico del valenciano y ha expresado su desacuerdo con la postura de los grupos contrarios.

En definitiva, esta medida será efectiva para los procesos a partir del 1 de julio del 2020 y en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) a partir del 1 de enero del 2020.