Cuando faltan apenas tres días para que la Conselleria d’Habitatge, Obres Públiques i Vertebració del Territori apruebe las nuevas normas urbanísticas parece que las presiones hacia los técnicos autonómicos estarían aumentando con nuevos informes y reuniones.
Esta vez, sin embargo, la presiones serían del ejecutivo local dianense que intentaría, a la desesperada, que se incluyera alguna de sus determinaciones, ante la negativa que suponía la propuesta publicada en la web la semana pasada. Así lo ha hecho saber, Sergio Benito, portavoz de Ciudadanos, quien ha pedido a la Conselleria que se abstraiga de cualquier tipo de presiones y redacte una normas urbanísticas con plenas garantías jurídicas. «La nuevas normas urbanísticas regirán por años el urbanismo en Dénia, hasta que haya forma de aprobar un nuevo Plan General», ha dicho Benito culpando a PSPV-Compromís de haber desperdiciado una legislatura. «Es fundamental que sean perfectamente legales para evitar una nueva anulación o responsabilidades patrimoniales».
Sin embargo el portavoz de Ciudadanos se ha mostrado preocupado por las «señales confusas que van llegando», a falta de toda transparencia por parte del equipo de gobierno, con reuniones de urgencia e informes que podrían carecer de los mínimos requisitos formales. El pasado mes de mayo, el entonces Director General de Urbanismo, dió de plazo al  ayuntamiento hasta el mes de septiembre (prórroga incluida) para emitir «informe individualizado para cada unos de los suelos cuya categorización se pretenda modificar, suscrito por funcionario público competente». Según ha recordado Benito «la respuesta de PSPV-Compromís fue una burla, ignorando el requerimiento y enviándoles sus propia versión de las normas». Parece ser que ahora se estaría intentando hacer valer un informe que ni siquiera ha sido aprobado en el plenario.
Desde Ciudadanos piden a Conselleria que resuelva como quiera pero que resuelva ya, asumiendo su responsabilidad y al equipo de gobierno que aclaren qué documentación oficial se ha remitido al respecto hacia Valencia desde el pasado pleno de septiembre.