El pasado 10 de julio el presidente de la Comunitat Valenciana, Ximo Puig acudió al puerto de Dénia reuniéndose con los empresarios del sector para prometerles un modelo de cogestión en la administración del mismo.

Desde Ciudadanos, Sergio Benito portavoz municipal a arremetido contra esta propuesta calificándola de “limosna” frente a la obligación legal del Consell de reinverir un 40% de los ingresos del puerto en sus propias instalaciones. Benito, que ha cifrado los ingresos anuales entorno a los 4 millones de euros, ha explicado que el Consell “debe” a Dénia 1,2 millones de euros por año, que serán casi cinco millones de euros cuando finalice la legislatura.

Según Benito: para un Consell que se ha cansado de hablar de infrafinanciación, hasta que ha llegado el Sr. Sánchez al gobierno de Madrid, resulta insultante que vengan con limosnas de cogestión en vez de saldar  la deuda”. Ciudadanos presentó hace dos años una moción para obligar a Puertos a pagar al menos el mantenimiento de las vías de acceso, como la Avenida Miguel Hernández, que el Ayuntamiento sufraga en la totalidad. La propuesta fue rechazada por PSPV – Compromís quienes aseguraron conformarse con un modelo de cogestión, el mismo que dos años después sigue sin ponerse en marcha.

“Es muy triste comprobar como las reclamaciones que hacía el PSPV en la oposición, desaparecen completamente cuando llegan al gobierno dejando a los vecinos absolutamente vendidos” ha dicho el portavoz naranja, quien ha acusado a PSPV – Compromís de preferir una foto con la sonrisa de Ximo Puig que de plantear las necesidades reales de Dénia.