La habilitación del Centro Social de Dénia ha sido una medida ante el lleno producido en el retén montado por Cruz Roja para las personas sin hogar.

El fuerte oleaje ha ido creciendo con la mañana lo que junto al agua de lluvia acumulada ha complicado la circulación e inundado muchos bajos. Como ejemplo la calle Quevedo.

 

Además las rachas de viento no cesan en su fuerza y los desprendimientos de materiales son muy numerosos.

Los aficionados nos han hecho llegar estas imágenes de cómo es la situación en Dénia ahora mismo.

El aviso rojo por nieve y viento ya ha sido desactivado aunque el agua no da tregua.