La Plataforma Obrim el Centre se ha pronunciado tras la recién presentación del Plan Estratégico del Comercio de Dénia a través del siguiente comunicado:

Hemos querido estudiar detalladamente el contenido de los dos volúmenes del Plan Estratégico y Plan de Actuación Comercial de la Ciudad de Dénia antes de pronunciarnos al respecto.
Son unos textos extensos, en su mayoría técnicos, de ardua lectura, con mucha información y con un objetivo muy claro: Optimizar el atractivo de la ciudad Denia como el núcleo comercial de la Marina Alta que es y conseguir la cooperación público-privada necesaria para el éxito de este proyecto. Es, según dice textualmente, un “proyecto que trasciende la política y la temporalidad de una legislatura” y que emplaza a toda la ciudadanía.
Pues bien, leídas las 441 páginas de los dos textos llegamos a las siguientes conclusiones:

Constantemente se hace referencia a la necesidad de la cooperación empresarial, vecinal y profesional para el éxito del proyecto.
Constantemente se recuerda la importancia que el comercio en toda su amplitud (todo es comercio) tiene en el desarrollo de la vida de la ciudad.
Constantemente se cita la urgencia de llegar a acuerdos, consensos y convenios entre las partes para garantizar la continuidad del proyecto, elementos cuya ausencia ha sido la causa de la ineficacia de los planes anteriores.
En ningún lugar del texto se habla de que haya que “tomar decisiones sin haber tomado precauciones y previsto soluciones a los problemas que hay y que aparecerán”.
En ninguna parte se dice que se actúe de forma inmediata sin haber conseguido antes acuerdos, consensos y convenios con los agentes implicados.
En ningún folio de los dos volúmenes se alienta a la actuación unilateral por parte del Ayuntamiento sino todo lo contrario.
Una y otra vez el Equipo Redactor se extraña de cómo en una ciudad de nuestras características, con un entorno natural y urbano tan positivo para el desarrollo del comercio exista tanta desunión entre gran parte del empresariado y el Ayuntamiento.
Insistentemente recalca la necesidad de que se generen acuerdos y pone en evidencia las carencias evidentes. Aprovecha el Redactor para recordar que el plan comercial de una ciudad está íntimamente ligado a la vida diaria de los vecinos, a su movilidad y accesibilidad, al Plan de Movilidad urbana y control del Tráfico rodado y a las actuaciones de Urbanismo comercial.

Esta plataforma, “Obrim el Centre”, representa a 550 afectados que son los vecinos, profesionales liberales, empresarios, propietarios, hosteleros, comerciantes de calle y del Mercado Central, de toda el área del centro de Dénia, que es Marques de Campo y Aledaños, denominada en el plan como el Distrito 3. Son quienes dan vida a la calle, viven y trabajan en ella y soportan sus cargas y beneficios. Son todos estos implicados los que les están diciendo directamente a ustedes que algo “se está haciendo mal”.
Según este Plan Estratégico tienen Uds. una “tarea” para los próximos cinco años como mínimo, que no la van a poder hacer ustedes solos. Hay escasez de recursos de todo tipo, entre ellos humanos, y necesitan de los agentes económicos y vecinos, que somos, entre otros, nosotros.
Hasta ahora, desgraciadamente, hablar del centro en general, y de la calle Marqués de Campo en particular, ha consistido en aplicar un reduccionismo simple y falaz de “ricos y pobres”, tratando de derivarlo a un conflicto político a pesar de que una y otra vez, les hemos pedido que aparten la política de este caso. A pesar de que una y otra vez les hemos tratado de explicar que un proyecto de ciudad es un proyecto de todos y necesita contar con las partes implicadas.
Si van a necesitar, como dice el Plan Estratégico, de la cooperación civil obviamente tendrán que empezar a escucharnos, respetarnos y llegar a acuerdos con nosotros, con la sociedad civil. Dejar a un lado esta actitud de “ordeno y mando”.
Entenderán que NO se puede empezar un acuerdo anticipando la acción que ha de ser el final de un proceso racional y organizado, tal y como se describe, una y otra vez, en todos los Planes Estratégicos que tenemos, es decir cerrando la plaza de la Glorieta y la calle Marqués de Campo, y con ello, el acceso normalizado a la zona centro, yendo en contra de la mayoría de los residentes, vecinos y agentes económicos.
Es más, a día de hoy 25 de febrero del 2021 todavía desconocemos cual es la norma o decisión legal en la que se ha basado la orden de cierre de la calle y si la hay.
Hemos invertido dinero de todos -dinero público- y tenemos ahora un Plan Estratégico con el que tenemos muchos puntos de encuentro y otros que tenemos que matizar y resolver.
No olviden Uds. que los Equipos Redactores no son de la zona y que aplican conceptos y medidas generales, que funcionan en otras partes y que son tendencia.
Ahora nos toca a nosotros adaptar esas recomendaciones a la realidad de la ciudad.
No por el hecho de que recomienden la recolocación del Mercat Municipal, como recomiendan, lo vamos a cerrar mañana. No porque sugieran un Boulevard en la calle Marqués de Campo lo vamos a realizar ya, sin estudiar qué y cómo haremos las actividades culturales y desfiles muy enraizados en nuestra cultura. No porque se recomiende una definitiva peatonalización se ha de cerrar la calle sin más, como ha ocurrido.
No Sres. no es así, hay mucho más que hacer y que implica a distritos contiguos. Por ejemplo ¿Qué hacemos ahora con el Paseo del Saladar? Les quitaron el Mercadillo de los lunes, que era el “rotor” económico de la Zona y ahora el Plan Estratégico recomienda la vuelta a los mercadillos tradicionales. ¿Qué hacemos con la calle de la Vía? ¿La vamos a dejar tal y como está? ¿Con ese adoquinado gris continuo y ese aspecto tercermundista? ¿Es esa la calidad de acabado que toleramos para una calle peatonal principal? ¿No podíamos fijarnos en los acabados de los pavimentos sencillos y bien hechos de nuestras dos Marinas comerciales portuarias sin ir más lejos? ¿No podríamos ir solucionando esto para empezar?
En fin, que tenemos una ardua tarea si queremos hacer las cosas medio bien y no les sobran aliados, porque no solo es una cuestión de dinero y presupuestos, que es vital, pero no lo pueden hacer Uds. solos y menos con los implicados en contra.
Divide el Plan Estratégico la ciudad en distritos/zonas y es evidente que los habitantes/agentes económicos de cada zona tendrán algo que decir sobre lo que se vaya a decidir en ella y mucho más si se trata de su futuro.
Siguiendo ese simple argumento ¿cómo pretenden Uds. que le apoyen unos vecinos, unos comerciantes y mercaderes, unos profesionales activos, e incluso unos hosteleros, cuando lo primero que han hecho ha sido cerrar la Glorieta y la calle Marqués de Campo al acceso rodado sin haber buscado un consenso ni tampoco detenerse a pensar los problemas que creaban con ello? Todo esto se solucionaría fácilmente bajando los bolardos y volviendo a la situación anterior al menos hasta que se hayan realizado las intervenciones que garanticen una peatonalización exitosa.
Obviamente es un mal comienzo y es un impedimento para qué la situación se desbloquee.
Recapitulemos: hemos pagado, el Ayuntamiento, todos nosotros, por tercera vez en los últimos años y sin incluir el Patsicova, a unos equipos redactores profesionales externos para que nos sugieran/recomienden la solución para poder “modernizar y adaptar” a futuro la ciudad de una forma sostenible.
En todos los trabajos nos dicen lo mismo: organización, planificación, consenso y realización. En este orden.
Es cierto que este plan y los anteriores recomiendan que la calle Marqués de Campo acabe siendo peatonal.
Nosotros mismos, los aquí implicados, estamos estudiando y promoviendo ir hacia figuras inclusivas de Comercio y Ciudad, cómo un Centro Comercial Abierto, BID o APEU (Áreas de Promoción Económica Urbana) como se contempla en el borrador Ley de Comercio sostenible de la GV, que ya incluyen la peatonalización,
pero obviamente de una forma progresiva, organizada, bien dirigida y, en ningún caso, improvisada. Tampoco vemos en este plan que se destine una partida de presupuesto a la reforma integral previa a la peatonalización de la calle Marqués de Campo que insistimos: afecta a todo el centro, y se refiere a ello diciendo “que la actual formula es económica”.
Es decir, si la calle se queda como está y la disposición de los bolardos o las mesas y sillas definen si es o no peatonal, entonces ¿no estábamos bien como estábamos? Tenía todo el sentido del mundo cerrar las tardes de temporada alta y tenía sentido tener la calle abierta fuera de esas fechas. Al menos hasta tener una solución mejor.
Definitivamente el cierre de la plaza de la Glorieta y la calle Marqués de Campo, sin más, de forma abrupta, improvisada y sin previsión de solución a los daños que se producen a todos los afectados NO es no es punto de partida de ninguna negociación ni acuerdo.

No se extrañen Uds. de encontrar tan poco apoyo en el centro de Dénia a las acciones de promoción y ayuda que proponen. NO se puede infligir un daño grave y aplicar una pomada. Dejen de actuar lesivamente contra nuestra voluntad y no hará falta remediar nada con urgencia, lo haremos paso a paso.
¿Quieren Uds. colaboración? ¡Abran la calle, devuélvanla al estado de enero de 2020, déjennos trabajar y sentémonos a organizar y planificar el futuro que queremos todos!
Para acabar simplemente le copiamos, con el riesgo que contiene citar literalmente parte del redactado, un párrafo de la página 21. Punto 9.2.3 del Plan de Actuación, una vez hecha la diagnosis y ya en el emplazamiento de la acción.
Con esto terminamos y le tendemos la mano de nuevo.
Piénselo Sr. Alcalde y decida como representante de todos, que lo es.
“Por tanto, para dinamizar el centro urbano de Dénia hay que ir más allá de la mera concatenación de actividades promocionales y/o de animación comercial.
En este caso, es necesario reconciliar la planificación urbanística con la actividad comercial, creando un espacio con imagen comercial en el centro urbano, solo así podrán ser exitosas el resto de las actuaciones que habitualmente se desarrollan para dinamizar centros urbanos comerciales en ciudades.
Para ello, se precisa actuar en varios ámbitos diferenciados: facilitando tanto el aparcamiento como el acceso a las plazas disponibles; mejorando la imagen y adecuación comercial del centro urbano (peatonalización progresiva, facilitación de aparcamientos, adecuación de calles, creación de itinerarios…); así como actuar en el Mercat de Dénia y el mercadillo de los viernes.”