Después del revuelo que causó el que un técnico de Consellería ordenara la paralización de las obras en el edificio del Real Club Náutico de Dénia para remodelar la planta baja, ahora es la propia Consellería la que autoriza a que dichas obras continúen adelante.
Un decisión a favor del Club, que se ha tomado después de que tras una inspección, se hiciera entrega de algunos documentos al Jefe del Servicio de Explotación de Puertos de la Generalitat, Julio Marín, quien ha dado el visto bueno, después de que las obras se paralizaran porque según el técnico Gustavo González, desde el Náutico no habían presentado un aval bancario, ni copia del acta de replanteo, a pesar de que Jaime Portolés, Presidente del Club Náutico, aseguraba que se había cumplido todos los trámites.

Jaime Portolés, además aseguraba que «esto se ha hecho mal por parte de Consellería desde un principio» y por ello, la denuncia al técnico continua en pie. También ha destacado la implicación del Ayuntamiento que ha mostrado gran sensibilidad hacia la entidad y no como Consellería, pues según Portolés -y demostrado queda-, «va en contra de todos los clubes náuticos que encima son los que verdaderamente invierten en deporte».