Más de un centenar de militantes y simpatizantes, llenan la calle Vicent Andrés Estellés de poesía. Compatiendo un ya tradicional sopar de cabasset, la calle que lleva el nombre del poeta escuchó muchos de los versos de toda profundidad, de vida, incluso de sensualidad y sexualidad mientras degustaban una cena compartida por todos.
Fue la concejala Eva Ronda la quien dio la bienvenida a los presentes y leyó el primero de los poemas. A ella le fueron siguiendo varias personas que leyeron sus versos, como Pablo Puente (Vicepresidente de la FEMMICC) o Maika Adam que fueron los primeros en hacerlo. Así transcurrió una noche preludio de un 9 d, Octubre segundo acto reivindicativo.