Llegó Julio y con él, se abre la temporada de playas oficialmente después de las vicisitudes vividas durante el estado de alarma con su cierre y la vuelta a la normalidad controlada con algunas calas de Les Rotes rozando o superando el aforo previsto.

De momento y muy lejos del pasado año, la temporada comienza con el balizamiento de todas ellas con más de 22 kilómetros de costa que alcanza desde el final de Les Rotes hasta el linde con el Molinell.

El balizamiento tiene como objetivo indicar la línea de baño para que las embarcaciones de recreo y otras, no traspasen esta franja protectora de los bañistas como no ha ocurrido en otras ocasiones en que algunas motos acuáticas y lanchas de recreo se han acercado peligrosamente a la orilla. Son 200 metros de protección. Además se han colocado algunos canales de paso para la entrada y salida de esas embarcaciones.

Comienza también la temporada alta para la vigilancia a cargo de Cruz Roja y la de los accesos también controlados por voluntarios, unos 1000 a cargo de la Generalitat en toda la Comunitat Valenciana, efectivos que precisamente se presentarán en Dénia de la mano del mismo Presidente del Consell Ximo Puig.

No hay que olvidar que el Ayutamiento de Dénia ha indicado los lugares por donde acceder y dejar las playas con el propósito de evitar aglomeraciones. Como por ellas se han delimitado en tres franjas: la del baño, la del paseo junto a la orilla y la de tomar el sol.

No parece dejarse nada en el tintero, pero ya se sabe que a veces mandan oídos sordos y las cosas no están para ello.