Este primer día de julio con los nuevos visitantes ya en su destino para la primera quincena de julio, estos se «acompañaron» de otros nada bienvenidos: las medusas. Primero fueron las medusas normales, apenas dos o tres y en playas distintas, Almadrava y Molíns, alzándose las banderas amarillas de precaución. Afortunadamente la lancha de vigilancia de Cruz Roja, ya el domingo capturó unas tres carabelas portuguesas, ya que nadan en superficie y las trasladó a la orilla. Ondeó la bandera roja en Bovetes dónde se presentaron los dos o tres ejemplares. Hacia medio día se cambiaron por la amarilla y de medusas por precaución, También en Bovetes. Aunque las carabelas son de agua fría, su periplo y su poco número hace pensar que van a la deriva. Sin embargo las altas temperaturas han provocado que no haya hecho mella la asistencia masiva a las playas.