Comienzan en Dénia los movimientos ostensiblemente electorales. Aunque en el Pacte del Castell se han detectado algunos roces, nada significativos más allá de la normalidad ante la complicada situación urbanística e infraestructural que vive la capital comarcal. Como no hay duda de que Vicent Grimalt y Rafa Carrió, volverán a ser candidatos. Pero es en los grupos de la oposición dónde los movimientos son más ostensibles. Ahí está el caso de Gent de Dénia, partido que estaba presidido por Juanma Carrió, hombre del grupo Tots per Dénia que se fusionó con Gent de Dénia, un partido que pagó caro la alianza con Centre Unificat. Carrió dimite por desavenencias con la cúpula independiente que ha preferido recurrir a una gestora y no a confeccionar una nueva ejecutiva como proponía el ya expresidente. La mayoría de los militantes de Gent de Dénia apuestan por mantener sus siglas históricas en Dénia y se inclinan por concurrir en solitario a los próximos comicios, dado el caro peaje que han pagado al coaligarse con Centre Unificat.

El partido de Pepa Font, es quien peor futuro observa. El nombramiento de Font para encabezar la delegación de Ciudad Creativa, ha supuesto cero influencia de la coalición en la política local por lo que es fácil adivinar que sus impulsores se dispersarán hacia el PP o Ciudadanos. Estos últimos debaten ya su candidato sumando más enteros Esteban Chornet frente a un Sergio Benito considerado como un activo imprescindible por sus conocimientos del entramado municipal, pero no como uno.

Queda conocer quienes acompañarán a María Mut, quien deberá liderar un partido tocado por la corrupción externa que pesará sin duda así como la necesidad de potenciar la figura de la candidata y los argumentos que maneje inevitablemente comparados con una gestión pasada que acabó en total fracaso.