El portavoz de Ciudadanos Dénia, Sergio Benito, ha hecho público las conclusiones de un análisis realizado por su formación al respecto de la evolución del empleo en la ciudad.
Por un lado, debido a los efectos generales en todo el país, el paro pasó de mínimos históricos antes de la crisis, creció a máximos en el periodo entre 2008 y 2015, y ha descendido desde entonces. Actualmente este descenso parece estar entrando en un estancamiento con una cifra en torno al 17,5% de paro, lo cual no deja de ser una buena cifra comparativamente con toda la provincia de Alicante.
Sin embargo se ha detectado un problema importante: Dénia no ha recuperado desde la crisis la estabilidad laboral. Según ha señalado Benito antes de 2008 las variaciones en el paro entre verano e invierno eran de un 2% y actualmente son de un 6%, equivalentes hoy a 1.120 personas que encuentran trabajo en verano y lo pierden en invierno.
«Si bien es un efecto típico de las poblaciones dedicadas a los servicios turísticos también es señal de la destrucción de otros sectores que antes de la crisis existían y amortiguaban esta dependencia» ha explicado Benito. Así los naranjas señalan que pese a la monopolización de todos los esfuerzos en la promoción del turismo a través de la gastronomía las acciones e inacciones del equipo de gobierno (PSPV – Compromís) han fallado en proporcionar algún tipo de alternativa laboral.
A juicio de Ciudadanos el único escenario futuro que está planteándose a los jóvenes desde el Ayuntamiento es dedicarse a la hostelería o a la agricultura ecológica, una solución a todas luces inviable. Según Benito «es más que dudoso que los continuos viajes del alcalde hayan construido una base sólida y diversa de crecimiento para Dénia, todo lo contrario nos dirigen hacia una dependencia absoluta del turismo de verano, tal como indican las cifras».
La solución, según los naranjas, pasa por priorizar todos los esfuerzos favoreciendo las inversiones privadas que supongan la creación de empleo fuera de temporada como el turismo de congresos o la Semana Azul (turismo naútico escolar fuera de temporada), previendo espacio en el Plan General para hoteles y centros educativos; la reconversión de la construcción hacia un modelo de valor añadido y la ejecución de un auténtico plan comercial en íntimo contacto con el sector, entre otras acciones que incluirán en su programa electoral de cara a la cita del año que viene.