Las explicaciones que diera la concejala de urbanismo, María Josep Ripoll, sobre las inundaciones en obras recientemente inauguradas no parecen haber convencido a Ciudadanos, cuyo portavoz municipal Sergio Benito las ha calificado de inaceptables.

Como recuerda el concejal naranja hace dos años el gobierno de PSPV – Compromís sacaba pecho anunciando el fin de las inundaciones en el Grupo San Andrés, con un presupuesto de 30.000€ y un proyecto que incluía un estudio hidrogeológico que consideraba en el cálculo hasta caudales de tormentas de un periodo de retorno de 100 años. «Solo han tenido que pasar dos años para que la obra haya fallado y para todos los dianenses es evidente que la lluvia del otro día no ha sido, ni será la tormenta del siglo».

Por otro lado las recién estrenadas obras de la Calle Sandunga incluían entre las grandes novedades una red de pluviales que prometía solucionar todos los problemas, aunque la calle ha quedado de nuevo anegada, sin más explicaciones.

Para Benito: «decir que cuando en Dénia llueve fuerte se inunda es una obviedad, lo inaceptable es gastar dinero público haciendo nuevas obras que no solucionan ningún problema». El portavoz ha puesto en duda la utilidad del plan de obras del Ayuntamiento señalando que «de todas las obras de las que tanto saca pecho este gobierno que se dice progresista, sólo dos han sido para paliar inundaciones y las dos han fracasado estrepitosamente».

Así ha acusado al gobierno local emplear todo esfuerzo y presupuesto en «postureo», como el millón de euros empleado en el edificio de la lonja, otro tanto en el festival del D*NA o el adoquinado de calles, mientras el déficit de infraestructuras en Dénia cada vez es más grande. «Los problemas reales de los vecinos no se tapan con improvisación y maquillaje» ha sentenciado.

Benito solicitará al gobierno local un estudio riguroso de evacuación de pluviales que recoja todo el casco urbano para tener una imagen de conjunto. Dicho estudio, que se incluiría entre las funciones de Aguas de Dénia, identificaría los problemas, diseñaría las soluciones y las cuantificaría en un plan de inversiones plurianual, con el compromiso de todos los partidos políticos como garantía de ejecución.