Tras la reunión indepartamental, el gobierno valenciano endurece las restricciones. Se veía venir tras el record de contagios y fallecidos determinados el lunes. Igualmente por el número elevadísimo de sanciones por no cumplir las medidas establecidas.

Por tanto la hostelería cerrará sus puertas y sólo podrá servir para llevar. Cierran bingos y salas de juego así como sedes festivas. Los comercios, excepto los esenciales, cerrarán a las seis de la tarde. Las instalaciones deportivas sólo quedan operativas para profesionales. Por otro lado el Consell ha solicitado el adelanto del toque de queda a las ocho de la tarde, lo que seguramente ocurrirá.

Los municipios cerrados perimetralmente se abren aunque sigue cerrada la Comunitat.

 

Estas medidas entrarán en vigor este jueves y en principio durarán 14 días según los resultados que se observen.