Si habitualmente, las redes sociales son un foco de debate que permite descubrir personalidades, criterios mayoritarios o minoritarios convirtiéndose en un auténtico marco informativo y de opinión, han vuelto a demostrar que la fiesta está por encima de la mayor devoción social que se precie y más en un lugar como Dénia que incluso es protagonista en el juego del trivial como ciudad con más fiestas de España.

Pues sí, las Fallas se han suspendido y con esta medida el caos ha llegado a las ciudades de la Comunitat que plantan monumentos. Y lo primero que hay que subrayar es que, una vez más, la reacción llega tarde por parte de quien tiene la potestad de tomar medidas en situaciones tan graves como la que estamos viviendo por el maldito COVIP19. A sabiendas que hace un tiempo, suficiente para haber tomado esta decisión, se habían prohibido actos de afluencia masiva, partidos de fútbol, escuelas,centros de mayores, incluso reuniones de más de 1000 personas, jamás se tenía que haber llegado a esta medida con los monumentos en la calle en Valencia. Pero la política es así, casi siempre llega tarde y ahora llega con ello el caos. Porque evidentemente hay todo un gremio en la cuerda floja, un sector el hostelero, en franca desesperación. El hotelero otro tanto. Lo que no cabe es la irreflexión de unos cuantos que gritan por la medida que no ven más allá de la fiesta. Porque esta medida tomada a tiempo como se ha hecho con otros acontecimientos más minoritarios, está cargada de todo el peso de la razón y la lógica. Sí, es cierto que seguramente habrá desplazamientos hacia nuestras playas en el primer puente que venga y que nosotros seguiremos desplazándonos. Pero es que no cabe vivir con angustia o «saquear» los supermercados. Es cuestión de razonamiento, prudencia y seguimiento de los consejos sanitarios. Porque hay que vivir y plantarle cara al virus con estos condicionantes. Tiempo habrá para celebrar Fallas y demás fiestas junto al adiós al maldito bicho. Ahora lo que toca es que a quien corresponda, tome las medidas necesarias para paliar los daños económicos muy importantes que van a sufrir los más afectados por la suspensión.

En Dénia este miércoles tarde se reúne el Alcalde con , cargos y Junta Local. Reunión que seguramente será testimonial y de solicitud de tranquilidad. Hay más días que longanizas y precisamente el gremio fallero está compuesto de gente con un perfil guerrero.