En Calpe, la playa de la Fossa y la playa del Arenal se han visto afectadas por el temporal de viento y lluvia que ha azotado este fin de semana el litoral. Han quedado destrozados los lavapiés, las casetas de socorrismo se han visto desplazadas hasta 50 metros de su lugar original (pesan 5.000 kilos cada una), además han sufrido daños en la estructura. Las escaleras de acceso a la playa, en el Arenal, tienen graves desperfectos.

Las brigadas se encuentran en tareas de limpieza y ahora mismo los paseos están abiertos aunque se recomienda precaución porque en Calp sigue lloviendo. Las señales viales del municipio, un centenar aproximadamente, deberán ser repuestas, al haber sido arrancadas por el viento. En Oltà, la carretera tuvo que ser cortada anoche al derrumbarse varios pinos. Las palas han debido trabajar varias jornadas de modo ininterrumpido para despejar las vías de acceso a las urbanizaciones. Las cornisas de numerosos edificios han sufrido desprendimientos.