Brigadas del Plan Municipal de Ocupación está llevando a cabo labores enmarcadas dentro del plan de restauración forestal.

La actuación principal es la reducción de la población de pinos, una especie germinadora que una vez muere en el incendio, propaga y extiende las semillas por el calentamiento de las piñas.

El biólogo municipal, Ignasi Astor, asegura que hay que evitar que el pino sea la especie que conoliza “porque un pinar con este clima no es sostenible”. Además también afirma que un bosque dominado por pinos puede provocar en unos años otro incendio. El que los trabajos se realicen en este momento supone un ahorro económico. Al ser los pinos pequeños se pueden retirar con herramientas manuales y se producen menos residuos.

Tal y como ha apuntado el biólogo, una vez se haya terminado con este proyecto la regeneración natural del Parque será más sencilla. En este sentido especies que rebrotan como el lentisco son las que nos interesan ya que en caso de incendio se quema la parte de arriba pero la raíz queda viva.