No es una decisión que sorprenda. Ya desde el comienzo de la temporada, Beibel fue el fichaje teóricamente de más peso por su currículum. Pero ya comenzó la historia negativamente cuando después de firmar el contrato por el Dénia, no llegó al mismo y firmó otro con el Eldense. Lo surrealista del asunto se tornó mucho más, cuando finalmente Beibel, al poco tiempo de comenzada la liga volvió a comprometerse con los dianenses. Desde entonces y a pesar de la confianza que le dió el entrenador, en ningún partido, el jugador demostró la fama de la que venía precedido y comenzó a ser sustituído al principio y condenado a la suplencia después. cada vez que salía al campo, parecía que le quemaba el balón y su juego, que destilaba reflejos de cierta calidad, la horizontalidad y su ausencia en el choque nada que ver con el juego que se practica en Preferente, decepcionaron en gran manera.

Pues bien, después del partido de Alcudia en el el que el equipo no dio la talla y aunque naufragaron todos, Beibel jugaría su último partido. Ayer se le comunicó la baja que quedará resuelta paralelamente a la resolución de la deuda que se mantiene con los jugadores. De momento, no se prevé ninguna incorporación para cubrir esta baja.