El Pinar del Río, sus restos, ya no figuran en el lugar, la bocana norte del Puerto de Dénia donde encalló el pasado agosto. Tres meses después no se observa movimiento de la gran grúa con la que se ayudaron los buzos de las empresas Ardentia Marine y Varadero Vinaròs, S. L.

Primero fueron retiradas las piezas que estaban en superficie. Luego las tareas más complicadas supusieron la ardua tarea de extraer las que se hallaban sumergidas. Todo ello con el handicap de varios temporales que hicieron más difícil si cabe la operación y que incluso se llevaron por delante algunas piezas sueltas

Fue el 16 de agosto cuando siendo de noche el ferri embarranco contra las piedras de la bocana con cerca de 400 pasajeros a bordo que tuvieron que ser rescatados sin dilación así como unos 70 vehículos, estos con mayor dificultad al tener que ser extraídos de la bodega uno a uno. Igualmente fueron extraídos los motores para su reciclado después de que la naviera tomara la decisión de desguazar el buque en el lugar donde encalló por ser la operación de reflotado y remolcado, tarea imposible.

Ahora queda por tanto la tarea de retirada del material y la grúa que han servido para las tareas comentadas.