El alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, ha convocado a los medios de comunicación a través de una videoconferencia para dar a conocer las medidas económicas que ha adoptado el consistorio dianense para ayudar a las personas y sectores económicos más afectados por la situación sanitaria del coronavirus.

Entre los puntos que ha mencionado el alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, cabe destacar el ahorro económico en luz que está teniendo y seguirá teniendo en los próximos días la ciudad dianense, puesto que se ha reducido el horario y se ha bajado la intensidad de las luces en las calles y en los edificios públicos.

Otro de los puntos a tratar ha sido la devolución o compensación de diferentes tasas, ya sea, por ejemplo, la de ocupación de vía publica para mesas y contenedores, en la que también entran las tarifas en la zona portuaria.

También hay seguridad en cuanto al tema del agua. Desde el consistorio dianense han confirmado que no se le cortará el agua a ningún ciudadano o ciudadana durante el estado de alarma.  En cuanto a la piscina municipal que gestiona Aqualia   también se procederá al no cobro y devolución de las tasas abonadas durante este periodo.

Mientras permanezca el estado de alarma, también se ofrecerán ayudas a PYMES y autónomos. Las cuotas de cursos como son las Aulas de la Tercera Edad, el alcalde ha insistido que se quedarán como están puesto que se siguen ofreciendo los servicios de forma telemática.

En materia de Juventud, puesto que no se pueden llevar a cabo las actividades, se estudiará con las empresas gestoras que se devuelvan los importes o que se compensen los talleres y actividades que se impartirían.

Respecto a la residencia de Santa Llúcia, uno de los puntos más vulnerables, un empresario de Dénia, ayer por la tarde se ofreció para realizar análisis de sangre a todos los residentes y personal sanitario, para comprobar y ayudar en las labores, descartando que se encuentre algún caso para evitar la propagación. Este método es más lento, pero una ayuda más de las muchas empresas que se han ofrecido.

Si fuese necesario, a través de AETHMA se ha ofrecido la posibilidad de convertir los hoteles en espacios para el aislamiento de personas en tratamiento.