Los servicios públicos son una de las bases del estado del bienestar en las sociedades modernas. Entre todos ellos, los servicios urbanos (abastecimiento y saneamiento del agua, electricidad, gas, o la recogida de residuos) son los que la ciudadanía identifica como más cercanos y necesarios para mantener el nivel de calidad de vida y la rutina diaria.

La situación de emergencia sanitaria ha supuesto un cambio radical en los hábitos de toda la población, que se ha visto afectada en los ámbitos -personal, profesional/laboral, y económico, entre otros. Pero… ¿tanto ha cambiado todo? Todo no. Los servicios ligados a la gestión del ciclo urbano del agua se siguen prestando en las mismas condiciones de alta eficiencia con la que se venían prestando antes de la irrupción del coronavirus.

Desde Aqualia son conscientes de la gran responsabilidad que implica la prestación de servicios públicos básicos como los del ciclo integral del agua. Afortunadamente cuentan con un excelente equipo humano, altamente cualificado y con una incuestionable vocación de servicio. Estos valores y el trabajo de los expertos permiten seguir ofreciendo todos los servicios del agua a la sociedad. 

De esta forma han agradecido a los ciudadanos y ciudadanas por cumplir el #QuédateEnCasa y al equipo que trabaja día a día para seguir dando lo mejor de sí y seguir cumpliendo con su misión