Las toallitas húmedas de un solo uso que se tiran al inodoro se han convertido en un grave problema para la red de alcantarillado de Dénia ya que no se descomponen en contacto con el agua, como ocurre con la celulosa del papel higiénico. Por eso, Aqualia y el Ayuntamiento de Dénia hacen un llamamiento a los ciudadanos para que no tiren al váter estos residuos, ni otros como compresas, gasas, preservativos, bastoncillos para las orejas o aceites de cocina.
La acumulación de fibras y tejidos en las tuberías de saneamiento provocan averías debido a atascos, bloqueos o roturas internas por calentamientos en los equipos de bombeo que deben impulsar el agua residual a la planta depuradora.
Con un simple cambio de hábitos en los hogares, se evitarían numerosas averías y atascos en las instalaciones de alcantarillado, así como de las propias instalaciones particulares de los vecinos de Dénia y se ahorraría considerablemente el consumo de agua potable.

La empresa recuerda que el inodoro no es una papelera, y que una conducta responsable en el uso del agua tiene que ir encaminada no sólo a un consumo racional del recurso, sino a la correcta devolución a su entorno natural con todas las garantías de sostenibilidad.