Bajo el lema “Saneamiento sostenible y cambio climático”, mañana se celebra el Día Mundial del Saneamiento o Día Mundial del Retrete, fecha instaurada por Naciones Unidas (ONU) para llamar la atención sobre la importancia del saneamiento para el desarrollo mundial y sobre los 4.200 millones de personas que según Naciones Unidas carecen de servicios de saneamiento gestionados de forma segura.

Por este motivo Aqualia recuerda que los residuos que en ocasiones se tiran al inodoro que llegan al alcantarillado urbano, pueden provocar importantes daños ambientales y económicos, e insiste en la importancia de mantener unos hábitos idóneos en el hogar para ayudar a un saneamiento limpio. Desde 2016, la empresa difunde, a través de la campaña #NoLoTires consejos prácticos a los ciudadanos para no utilizar el inodoro como una papelera.

Guantes y mascarillas deberán depositarse en una bolsa de plástico primero, y en la bolsa de basura después, y tirarlas en el contenedor de restos para su posterior eliminación. En todo caso, estos elementos nunca se deben tirar al inodoro, ya que se podrían ocasionar problemas a los diferentes elementos que componen los sistemas de saneamiento, tanto de nuestros domicilios como de los sistemas municipales.

Para completar los buenos hábitos en el hogar, Aqualia recuerda que tampoco las toallitas, muy utilizadas, pueden arrojarse al inodoro. Ni tampoco bastoncillos y otros textiles, aceites vegetales y grasas, fármacos, cosméticos o pinturas, ya que son productos que arrojados al inodoro o al fregadero pueden ocasionar consecuencias muy negativas también en el medioambiente y en la salud.

La campaña “NoLoTires” tiene el objetivo de concienciar a los ciudadanos sobre el cuidado y el uso correcto de la red de saneamiento. Esta campaña está alineada con el cumplimiento de los compromisos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas y en concreto con el ODS 6, que requiere investigación e inversión para optimizar los recursos disponibles y garantizar un saneamiento limpio.