La temperatura constante durante el invierno, que en pocas ocasiones tiene variaciones, hace que sea un hábitat ideal para que los flamencos vivan durante todo el año en este humedal de la Marina Alta. En el Día Mundial de los Humedales, Calp muestra una de sus mejores imágenes, una explosión de vida constante en pleno municipio.

Los flamencos ya llevan varios años decididos en no realizar su viaje hasta las cálidas temperaturas de África. No les hace falta. La temperatura primaveral que durante el invierno roza los térmometros de Calp les permite no abandonar la villa del Penyal y que se pueda disfrutar de las vistas de esta especie rosada, que permanecen, con idas y venidas, durante todos estos meses en el humedal, sin tener que realizar todo el movimiento migratorio completo desde la Camarga francesa hasta Garaa Ezzemoul en Argelia, las colonias habituales.

Les Salines conserva su calidad en el agua y en todo el entorno, como demuestra la presencia de estas aves. Los flamencos están anillados, para poder llevar un registro de las aves. El sábado, el ayuntamiento instalará un punto de información y observación del humedal, con motivo del Día Mundial de los Humedales con el lema «Humedales para la reducción del riesgo de desastres» donde se podrá realizar consultas a técnicos de medio ambiente municipales.