El Ajuntament de Dénia ha presentado tres proyectos a la convocatoria de subvenciones y ayudas de la Diputación de Alicante para inversiones financieramente sostenibles de la anualidad 2016. Esta línea de ayudas procede del superávit presupuestario del ejercicio anterior, que se reparte entre los municipios atendiendo al número de habitantes. A Dénia le corresponde un presupuesto máximo de 240.000 euros, que el equipo de gobierno quiere destinar a desarrollar tres actuaciones que considera básicas para la ciudad.

Con una inversión de 100.308,76 euros, el ayuntamiento quiere llevar a cabo la renovación de aceras en la avenida de Alicante, Ronda Murallas y las calles Llíber y Aldebarán “para poder dar seguridad al tránsito de peatones”, según consta en la memoria valorada del proyecto. En la calle Llíber se aprecian roturas y grandes levantamientos en las aceras ocasionados por los árboles, cuyas raíces han llegado incluso a levantar y mover los bordillos. En Ronda Murallas existen asientos diferenciales en las aceras, lo que provoca levantamientos, roturas y grietas en el pavimento. En cuanto a la calle Aldebarán, la acera es muy estrecha y está inacabada. Por último, las aceras de la avenida de Alicante presentan un estado general deficiente debido al hundimiento progresivo ocasionado por el paso del tiempo.

El segundo proyecto presentado a la convocatoria contempla llevar a cabo el cerramiento exterior del parque público de Torrecremada para evitar, en la medida de lo posible, los actos de vandalismo en el interior del recinto, y la creación de una zona canina que minimice la problemática que existe actualmente con la presencia de animales sueltos en el recinto. El presupuesto de esta actuación asciende a 59.888,88 euros.

El cerramiento exterior se efectuará en las dos zonas por donde quienes cometen actos vandálicos acceden con mayor facilidad. Por un lado, en la cara sur del parque, junto a la explanada donde se instala el mercadillo, se completaría el muro que delimita la zona con un murete de 18 metros de longitud y 0,80 metros de altura sobre el que se colocarían paneles de malla con acabado plastificado en color verde, dando continuidad a los existentes. La otra zona donde se actuará es la cara oeste del parque, que actualmente dispone de una alambrada de 2 metros de altura en estado inservible a causa de las roturas que han realizado quienes acceden al parque de manera indebida.

La zona para el esparcimiento y recreo de perros se ubicará en la parte este del parque y tendrá una superficie de 2.045 metros cuadrados. Se dividirá en un área para especies pequeñas, de 408 metros cuadrados, separada de otra de 1.637 metros cuadrados para ejemplares de mayor tamaño. Este parque canino estará delimitado por un vallado perimetral y se accederá a él únicamente desde el exterior del parque, evitando que los propietarios tengan que atravesar con sus animales el recinto público.

Por último, el ayuntamiento ha solicitado subvención para la sustitución de las actuales luminarias del paseo del Saladar por otras con tecnología LED que garanticen la mejora de la eficiencia energética.

Esta sustitución conlleva una mejora de la calificación energética del alumbrado del vial, pasando del tipo B actual a un tipo A; la adaptación de los niveles de iluminación al reglamento de eficiencia energética en instalaciones de alumbrado público exterior; la rebaja considerable de los costes de mantenimiento de la instalación y una rebaja considerable en el consumo eléctrico que implica menor facturación y un descenso en la emisión de CO2 a la atmósfera.

Este proyecto está valorado en 79.802,36 euros.