De momento las previsiones se están cumpliendo y en la noche del miércoles, sobre todo en la madrugada en Dénia, es cuando más se han dejado sentir tanto la lluvia como especialmente el viento que ha soplado por encima de los 60 k/h. Ya a primera hora de la mañana sólo ha quedado un viento molesto e incluso ha salido el sol. En algunas zonas como Pedreguer y el interior de la comarca incluso ha granizado.

Como siempre, en la capital de la comarca, el agua, aún no siendo intensa, ha obligado a cortar el Camí de la Bota y el Camí del Llavador. Dónde se ha complicado la cosa ha sido en la salida de Dénia a la altura de la Renault donde ha caído un árbol en la calzada lo que ha obligado a la Policía a cortar uno de los carriles de salida. Igualmente algunos postes de luz han caído por la fuerza del viento en el Camí de Gandía a la altura del Assagador de Sant Pere teniendo la policía que regular el tráfico durante la mañana.

De momento las clases, al margen de las consultas de muchos padres y madres, no han sido suspendidas.

Se sigue la alerta y la evolución de la DANA en las próximas horas.