Sin duda lo más ansiado de este 2020 era la liberación de la AP-7 a su paso por la comarca de la Marina Alta. Muchos despedían el año cenando en la misma calzada de la AP-7 para despedir así una reivindicación que venía pidiéndose desde hace muchos años. Ahora el siguiente paso es la demolición de las casetas de peaje, que ya han sido eliminadas en algunos puntos de la Comunidad Valenciana.

En estos últimos días ha sido el turno de los peajes de la Safor como Xeresa-Gandia y Oliva y se espera que en los próximos días también la de Ondara.

Labores de extinción de las casetas de peaje en Oliva

Gracias a la liberación de la AP-7 se ha incrementado su tráfico un 70% y se ha reducido por la N-332 hasta un 30% a su paso por la comarca.

Los encargados de hacer que estas infraestructuras sean historia son un grupo de operarios con maquinaria pesada.