Los fines de semana de este incipiente verano, se han convertido en un quebradero de cabeza para y sobre todo, la Cruz Roja y los bomberos. Además de los cinco incendios registrados esta pasada semana, el sábado, un coche se empotró contra las jardineras de la Avenida de Alicante teniendo que acudir los bomberos a trabajar para sacar el vehículo cuyo conductor no sufrió heridas graves. La velocidad y el uso del móvil, se han convertido en auténtico peligro público. Pero ahí no acabó la cosa y se cumplió el pronóstico de lluvia y bajada de temperaturas este domingo, no así el parte meteorológico normal que no advertía del viento que levantó la calma marítima inesperadamente colocándose las banderas amarillas de aviso de marejadilla. Esta afectó a los kayaks que suelen salir los domingo entre el final de Les Rotes y la Cova Tallà de modo que las lanchas de salvamento marítimo y de la policía local  así como la empresa, tuvieron que emplearse a fondo para rescatar a los palistas, varias docenas de ellos, que volcaban con facilidad y eran arrastrados hacia las rocas. Luego hay que sumar dos importantes sobresaltos en dos lugares bastante equidistantes de Les Marines cuando los voluntarios tuvieron que sacar a dos hombres y practicarles los auxilios pertinentes. Respecto a los muchos controles de la policía nacional que se están viendo estos días, hay que señalar que responden a controles rutinarios en busca de sustancias estupefacientes.