El número de personas afiliadas a la Seguridad Social en el último día de abril fue de 51.802[1], lo que supone que el sistema registró 152 afiliados menos que a fin de pasado mes de marzo.

Para obtener una imagen más precisa de la evolución del empleo y de su repercusión de la crisis provocada por el COVID-19 es necesario conocer la evolución mensual. A 30 de abril el número de personas afiliadas en la Marina Alta supuso una caída de 0,2% respecto a marzo. Este comportamiento respecto al mes pasado supone cierta estabilización del empleo tras el retroceso de 3,4% que se produjo en marzo respecto a febrero (pese a que el año pasado, de marzo a abril se incorporan al mercado de trabajo 1.073 ocupados).

Es destacable la disminución o estancamiento del número de afiliados en los distintos sectores de actividad, a excepción del régimen especial agrario, que ha aumentado en un 8,6% respecto a marzo.

En el último año, el sistema de empleo en la comarca ha perdido 3.439 personas (-6,6% respecto a abril 2019) y el desempleo creció en 3.023 respecto al mismo mes del año pasado (29,8%).

En el mes de abril se dieron de alta 13.154 personas en las oficinas de empleo, lo que supone el mayor repunte en un mes de abril de toda la serie histórica (el paro registrado aumentó en 1.385 personas, esto se traduce en un aumento del 11,8% respecto al mes pasado), esto nos genera una tasa de paro estimada del 20,3% en la comarca. Si bien, por sectores de actividad, se mantiene ese incremento general del número de demandantes de empleo respecto a marzo, resaltamos la incidencia de esta crisis sanitaria en la actividad económica del sector servicios (10.187 parados). De los 1.021 nuevos desempleados del sector terciario, el 67,3% se concentra en la zona costa. La especial repercusión del desempleo en el sector servicios se lo sigue llevando la hostelería, pues supone un 27,8% del total de demandantes en la Marina Alta (3.646 demandantes), seguido de las actividades ligadas al comercio, construcción y actividades administrativas y servicios auxiliares (2.325, 1.585 y 1.307 desempleados respectivamente).

El desempleo masculino aumentó en 1.548 personas, situándose en 5.899 desempleados. En el colectivo femenino, el paro se incrementó en 1.475 personas, hasta un total de 7.255.

Con el mes de abril obtenemos un patrón real de la evolución corta del mercado de trabajo, por un lado, hemos registrado el número de afiliados a la seguridad social y por otro los demandantes de empleo, nos queda contabilizar el número de contratos registrados durante el mes de abril. Durante el último mes se han firmado 1.146 contratos mientras que el mismo mes del año pasado fueron casi cuatro veces más (4.399). Si bien, la proporción de contrataciones ha girado en torno a algo más del 50% a favor de hombres, tanto en meses anteriores como su equivalente mes de abril del año pasado, en este último mes, la razón ha sido muy desequilibrada, con un 64,5% a favor de los hombres.

Los datos proporcionados por la Seguridad Social reflejan que, si el dato de afiliación de trabajadores es menor que cinco, no se indica el valor real, sino que se indica como <5 y por tanto no se contabilizan.