“Plántale cara a la violencia de género”. Este es parte del eslogan elegido por la Concejalía de Igualdad de Dénia para reforzar el día de la Lucha contra la Violencia (prefiero llamarla “contra la mujer”). Un eslogan perfectamente válido, pero me atrevería a decir, que ese camino se ha trabajado bien. De hecho, las estadísticas confirman que las mujeres maltratadas denuncian cada día más. Son muchas las que han roto la coraza del miedo al maltratador, su pareja. Ahí no vamos mal. Donde no avanzamos es sin duda en los medios puestos para luchar contra esta maldita lacra. Y a las pruebas, me remito. Este año lo vamos a cerrar con más casos que en los precedentes. Y es que estamos hartos de Comisiones políticas que como tal, viven de su ego salvador y el rédito que les da. El último caso ocurrido es todo un ejemplo de los flancos abiertos “gracias” a las discusiones eternas de las citadas comisiones. Ni policial, ni judicialmente, se logra echar el freno. Vamos a ver, respuestas por favor. Un asesino, porque lo son, mata reincidiendo, con orden de alejamiento incluída tras una denuncia. ¿Alejamiento?. ¿Como se vigila?. Si evidentemente no se puede poner un vigilante a tanto potencial asesino, y lo que voy a decir seguramente suene y se considere una barbaridad legal, que se le ponga cualquier artilugio que delate la presencia del posible, repito, asesino. Será una barbaridad digna de Blad Runner pero, nos hemos situado a la cabeza de Europa en este terreno y cada día vamos a más. Sí, educación temprana y todo lo que se quiera añadir, pero la realidad nos dice que el problema va más allá y que cualquier medida por surrealista e inhumana que parezca, ¿qué es más inhumano que el terror seguido de la muerte violenta?. Así que ya está bien de tanta cháchara. De tanta proclama el Dia 25 y más acción, YA.