Ayer en el pleno ordinario celebrado en el Ayuntamiento de Dénia, era de esperar que en el turno de ruegos y preguntas, los concejales de la corporación se interesaran en temas que afectan al Plan General Estructural.

En primer lugar, se plantearon ciertas dudas porque algunos de los ediles, como Álex Rodenkirchen (Podemos) o Sergio Benito (C’s), tenían conocimiento de que Consellería había recibido un informe «hecho por algún técnico» que hacía referencia a las posibles responsabilidades patrimoniales que pueden derivarse del PGE. Sin embargo, el  propio alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, aseguraba que es él quién tiene que firmar dichos informes antes de ser remitidos, y ni ha firmado, ni existe ningún informe de ese tipo en el Ayuntamiento. Algo que también fue ratificado por el Secretario Municipal.

Por su parte, y ante las preguntas de Isabel Gallego (PP) sobre el procedimiento a seguir en el PGE  y las reuniones, que a punto de que terminara el plazo de exposición al público se están realizando con promotores en cuanto al coeficiente de edificabilidad, la concejala de Urbanismo en Dénia, Maria Josep Ripoll, señalaba que hasta la fecha de 27 de diciembre, -un día antes de que se agote el periodo de exposición- se han presentado un total de 170 alegaciones al Plan General Estructural.

Ahora empieza una segunda fase en la que el consistorio va a tener que estudiar y contestar a las alegaciones presentadas, y establecer reuniones con las partes implicadas para llegar a un consenso y poner cuestiones en común. Proceso que se mantendrá hasta que se publique DOGV, el segundo periodo de exposición pública. Sin embargo, esta segunda parte, se prevé que tenga una duración menor que la primera, pues la segunda exposición según la concejala se estima en 20 días.  Maria Josep Ripoll, sí que aseguró, que  ahora «hay muchas cosas a tener en cuenta en las reuniones con los promotores.»